Los Bitle.


Escuché por primera vez de los Beatles cuando tenía 9 años de edad. Pasé una parte de mi niñez con una familia que cuidaba de mí y de mis dos hermanas en Bogotá, mientras mis padres trabajaban en el extranjero; El señor de la casa, a quien yo con cariño llamaba Tío Eduardo, solía poner discos en las noches, y curiosamente yo lo acompañaba, me contaba quiénes eran y me traducía a grandes rasgos las canciones. Eso fue en 1996 si mi memoria no me falla, yo los llamaba, los Bitle.

Sin duda una de las primeras canciones que llegan a mi memoria de ese momento es ‘Let it be’ , una enseñanza de vida un poco pronta para una niña de 9 años, sin embargo la vine a poner en práctica mucho tiempo después.

Let it be.

When I find myself in times of trouble,
Mother Mary comes to me,
Speaking words of wisdom,
Let it be.
And in the hour of darkness,
She is standing right in front of me,
Speaking words of wisdom,
Let it be.

Me gustaba la mirada de Lennon, Amo la sonrisa de Paul, lo extrovertido de Star y el misticismo que parecía evidente captar en George. Sin embargo estas apreciaciones las hice un poco más adelante, no era común que una niña de mi edad se fijara en semejantes detalles. De esas noches musicales también recuerdo “Caminante no hay camino, se hace camino al andar…” de Joan Manuel Serrat, una mezcla de emociones me llegan justo ahora con tantos recuerdos, entonces comprendí que la música tenía ese propósito, hacernos sentir bien o hacernos sentir simplemente. Es un complemento, reseña, cuenta el otro lado de una historia que se omite para que no pase desapercibida.

Con el pasar de los años empecé a escuchar con mayor atención todo a mi alrededor, puede que hasta el día de hoy me haya enamorado un millón de veces al escuchar canciones que me hacen sonreír, me hacen cerrar los ojos y elevar los brazos.  Puede que me cataloguen como una enamoradiza de la música sin sentido crítico en el asunto, y de hecho me siento a gusto con ello, me permite escuchar lo que me llegue, lo que me plazca con tal de sentirme sumergida.

He pasado horas escuchando lo que para mí fue un gran aporte a la música, a la historia y a la manera de pensar de muchos desde los años 60. Hasta nuestros días, es evidente que el sonido de los Beatles es único, y hoy por hoy, también es bastante criticado. Sí, los Beatles lograron cumplir el sueño que cualquier músico anhela: trascender. No solo trascendieron entonces, se convirtieron en un fenómeno cultural internacional a una escala que incluso eclipsó la gesta de Elvis Presley una decada atrás. Nunca los vieron como una amenaza en el mundo musical, su mensaje siempre reflejó optimismo en el progreso de la posguerra, obviamente no a todo el mundo le gustaba este sonido, esa paz que emanaban, se vio frágil al ver como se quemaba parte de esa entrega musical al sur de Estados Unidos por algunos fanáticos religiosos.

Sin duda, hoy existen numerosas reseñas históricas de cómo surgió, de cómo se catapultó, de cómo finalmente se separó la banda, pero en esta ocasión es la memoria mía la que quiero rescatar, es mi paso por ellos, y su paso por mi vida.  De cada uno siento algo , pero es evidente que a dos de ellos logré conocer más incluso hasta hoy.

Lennon llega a mí contagiándome de esa sed de Amor, de entrega, de imaginar que sí se puede un mundo mejor, ‘Imagine’. De él, de ese hombre franco, polémico, crítico contra la clase dirigente, y como lo reflejó en su primer disco en solitario, ‘ John Lennon/Plastic Ono Band (Diciembre 1970), catártico. Esa faceta cáustica que lo caracterizó, y lo hizo llegar a corazones latinos, asiáticos, ingleses… de él, acogí su filosofía, y aún sueño con esa utopía. Y es que por qué no, ‘Give Peace a Chance’?..

Paul, el melodioso y siempre brillante Paul, con él, y él con un montón de gente más recordé el 19 de Abril de 2012, mi cariño y respeto por su música, y lo que él también pretende aún gritar al mundo.. ¡Los Beatles no han muerto!… lloré y sonreí durante todo el concierto, disfruté cada canción de The Beatles, y las genialidades de este hombre en escena; Hay Paul para rato, hay de estos cuatro de Liverpool para siempre.

Veo su música más allá de un trip para componer, ‘Lucy in the Sky with Diamonds’.. y es que la alegría que me produce imaginar correr por ‘Strawberry fields forever’ hace que permanezcan, ‘In My Life’.

@MonaWhitee

 

Anuncios

3 comentarios en “Los Bitle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s