¡Viva la vida! – Coldplay

Este encuentro con la banda debo contarlo desde que palpé sin seguridad la posibilidad de conocerlos. Me dirigía a la Universidad a la clase de 7 a.m. Escuchaba una mis estaciones de radio favoritas en ese momento; hasta ahí todo normal; de repente uno de los locutores anuncia un concurso para regalar pases para un concierto de Coldplay en el Simón Bolivar. En un acto totalmente irresponsable di vuelta en U y me encaminé hacia la emisora. Estacioné cerca mi auto y salí corriendo del parqueadero. Cuando llegué a la recepción a preguntar por el dichoso concurso y la emisora respectiva, ya se encontraban otras chicas que al parecer iban por lo mismo. Nos miramos entonces con complicidad y nadie mencionó palabra alguna. Llegó uno de los locutores y nos llevó hasta la cabina de radio y bueno, el resto, si usted es curioso, averiguará cómo nos ganamos esas entradas, las 9 chicas, si mi memoria no me falla. Ese día conocí a Erika, una amiga que aún conservo aunque hace rato no veo, y con ella siempre que hablamos de esto es un “la la la la” para no mencionar lo penoso que fue. (risas)

4 de marzo, 2010. Parque Simón Bolivar. Bogotá, Colombia. Chris Martin, Will Champion, Guy Berriman y Jon Buckland: Coldplay, por primera vez en Colombia con su tour y promocional de su disco ‘Viva la vida or death and all his friends’; dos horas en el escenario que les bastaron para cautivar con buena música y su particular carisma.

Martin, el vocalista, sorprendió a todo el público cuando al finalizar ‘Violet Hill’ saludó “Buenas noches, parceros” en un español bastante bueno. Para ese entonces el concierto se había desarrollado de la forma esperada (bajo una lluvia leve): un intro del vals ‘Danubio Azul’ y ‘Life in Technicolor’.

El comienzo de ‘The Viva la Vida Tour’ en Colombia (el cuarto de la gira latina) estuvo a cargo de las canciones más representativas de la banda: ‘Clocks’, ‘In my Place’ y ‘Yellow’, cada una con una puesta en escena diferente: en la primera hubo destellos de laser color rojo mientras que en la segunda el azul fue el color determinante. En la tercera, Coldplay lanzó al público balones amarillos gigantes.

Otro de los aspectos que ya se sabía era la pasarela en forma de U que salía del escenario, lo que no se tenía claro era cuánto tiempo Martin y sus colegas iban a permanecer allí. Pero los fans que pagaron la boletería más costosa y que llegaron de primeros al Simón Bolívar tuvieron la oportunidad de ver muy cerca al vocalista corriendo por dicha pasarela, e inclusive, tomarle fotos y casi que tomarle la mano cuando se acostó un momento en ella.

Sin embargo, lo que pagó el tiquete fue el set de canciones que interpretaron lejos del escenario. Primero Martin, Buckland, Champion y Berriman se llevaron la guitarra, el piano, bajo y una pequeña percusión para cantar ‘God put a Smile upon your Face’ y ‘Talk”; y luego Chris quedó solo con su piano en medio del público que atentamente lo escuchó tocar ‘The Hardest Part’ y ‘Postcards From Far Away’. Luego de repetir esta última (porque se equivocó) Martin volvió con sus amigos para cantar ‘Viva la Vida’ de forma eufórica.

Cuando se pensaba que el concierto volvía a tomar su curso de ‘fiesta’, los integrantes de Coldplay se bajaron de la pasarela, caminaron por entre la gente y ante el asombro de los asistentes se subieron en una pequeña tarima que había en la mitad de la localidad ‘platino’ (la más costosa) y ofrecieron un recital mucho más íntimo que incluyó ‘Don Quijote’, una nueva canción.

Ya iban a ser las 10 de la noche cuando fue el primer receso del show. La gente esperaba ansiosa el regreso de los británicos al ritmo de ‘Viva la Vida remix’. El concierto continuó con ‘Lovers in Japan’, canción en donde lanzaron miles de mariposas de papel de diferentes colores, pero volvió a tener un descanso luego de ‘Death and all his Friends’; “muchas gracias, hasta la próxima”, de despidió Martin.

Pero por los otros conciertos de ‘Viva la Vida Tour’ se sabía que el show continuaba, así que coreando “oe, oe, oe” Coldplay volvió a subir a la tarima para interpretar las dos últimas canciones: ‘The Scientist’ y ‘Life in Technicolor’.

10:30 p.m: “todo chévere”, “bacano”, “siento que mi español sea terrible, pero estamos feliz por estar aquí primera vez”, Chris Martin bajó del escenario mientras los juegos pirotécnicos marcaban el final de uno de los mejores conciertos que se han visto en Colombia, por lo menos para mí.

Al salir, en todas las entradas dispuestas para este concierto, chicos de logística entregaron a los asistentes un disco de la banda, la carátula venía impresa con mariposas en los dos costados de diferentes colores. Ya lo escuché, y está hermoso. De las mejores noches de mi vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s